Salesland

Quiero ser comercial

¿Qué niñ@ soñaría cada noche con ser comercial y conseguir los mejores clientes para su empresa? ¿Qué adolescente se plantea estudiar para ser comercial?

Vendedor en tienda de tecnología
María Alonso y Beatriz Gutiérrez Jefes de Equipo del proyecto WiZink en Salesland

¿Qué niñ@ soñaría cada noche con ser comercial y conseguir los mejores clientes para su empresa? No sólo eso, ¿qué adolescente se plantea estudiar para ser comercial?

La respuesta es: Ninguno. Y no únicamente porque no exista tal titulación entre el amplio abanico de grados que uno puede cursar en las universidades españolas, sino porque se considera uno de los trabajos menos vocacionales y menos valorados del mercado.

Sin embargo, el trabajo de comercial es uno de los más demandados en España en este momento, y es una profesión en auge. El gran problema es la falta de reconocimiento.

Ventajas de ser comercial

Si hiciéramos una encuesta entre los comerciales que forman parte de nuestros equipos, sin lugar a dudas la ventaja más común sería “los ingresos”. Ser comercial te permite ganar más dinero que una persona con títulos universitarios o estudios superiores, sin importar la formación inicial, edad o sexo.

En segunda opción, y no por ello menos importante, estaría la flexibilidad horaria, ser dueño de tu tiempo. Además, ser comercial te hace más libre profesionalmente, si eres bueno vendiendo, no tienes miedo a los cambios.

Opciones de futuro

Si bien antes hablábamos de que nadie crece con la idea de ser comercial como su profesión de futuro, una vez que accedes a este mundo, te das cuenta del amplio abanico de opciones que se abren ante ti.

El comercial no nace, se hace, y es más un trabajo de ACTITUD que de aptitud, ya que con ganas, esfuerzo y con la formación adecuada puedes llegar hasta donde te propongas en la empresa, incluso a puestos de despacho difícilmente alcanzables en otros sectores.

Nuestra experiencia personal

Nosotras seríamos un claro ejemplo de todo lo que os hemos contado anteriormente.

De pequeñas, no queríamos ser comerciales, en nuestro entorno personal no era una profesión muy bien valorada, no teníamos experiencia en el sector, y tampoco veíamos una opción clara de futuro.

Sin embargo, después de mucha dedicación y constancia, hemos ido evolucionando dentro de la estructura de la empresa, adquiriendo una serie de habilidades profesionales y personales tan importantes como la comunicación, constancia, habilidades para la negociación, tolerancia a la frustración, seguridad, capacidad de reacción, gestión del tiempo,...

La próxima vez que veas una oferta de comercial, tómala en cuenta aunque no pienses que sea una opción para ti, pues quizás te equivoques y ahí tengas una oportunidad de oro para asegurarte un buen futuro profesional.

Compartir noticia: